Archive for diciembre 2013

Rodillas



Tome el camino largo, cariño, tú lo sabes bien;
vi cómo te tropezaste, como si el viento fuese pesado
mercurio en la ventisca y plomo en la perilla
Si mañana regresaras a la punta de mi montaña,
trompetas en navidad y tambores en la alborada
estrellas antes de que palabra salga de ti.

Vi el atardecer contigo trepados en un árbol,
caímos de bruces para perder la boca;
juegos de noria y frutillas en semilla
jugo que se escabulle lentamente, en vano tal vez,
eso no es sangre cariño, eso es lo que sabes decir.

Está lloviendo fuertemente, tanto que las piedras son liquidas,
escuche que estarías por aquí con tu amante de cajón;
escuche que estarías haciendo un hombre de él
pero él no es un hombre cariño, él es un niño como yo,
no intentes ayudarlo sin antes ayudarme a mí.

Skyline



Casi puedo recordar los sonidos del hambre / tan cercanos al pavimento calentado por el sol
y después el eco de los niños flojos, tirados a la suerte,
diciendo esas cositas que me han jurado son verdad
pero no prometo que no fuesen ciertas.

Una vez los cerros fueron enormes gigantes,
destrozados con el puño del hombre valiente
Y después las ruinas del hijo de quien desafío a la muerte,
él es mi propio padre, mi carne y sangre
y llora cada tarde, por mi nombre hecho prosa.

El viento en el cabello, a miles de millas,
semilla del tiempo en los universos, en las moléculas de santidad y tristeza
y después la media noche, cuando ellos, sí; aquellos, salen a la calle
llenan sus estómagos, de ácido y huesos blancos
y todas aquellas cosas que temer, son las que me trajeron aquí.

Al Otro Lado



Si, tenía las llaves para aquella salvaje melancolía y olvide donde guardarles,
si, tenía los espejos ordenados geométricamente y termine por no verme;
con las viejas canciones.

Rompí los vasos y los platos con afán de no usarles,
si, le rompí todas las patas a las sillas con tal de no sentarme;
fui de regreso hacia a la habitación en eterno descenso,
fui de regreso justo como llegue de donde me había ido.

Si, trate de ser un hombre cuando era un niño y ser un niño cuando era un hombre,
si, trate de ser un santo matando a un hombre
pero el hombre nunca olvida, nunca se termina y nunca se vuelve viejo;
nunca regresa.

Seguidores

Ten la decencia de acreditar lo que de aquí te llevas. Por su atención, gracias. Con la tecnología de Blogger.