2 de septiembre de 2013

SJ#5: El Otro

Amamak!


El día se ha quebrado
Justo cuando parto hacia el este,
Dije que regresaría:
Cuando las cuentas estuvieran pagadas;
Hui en la tarde de las flores
Con el olor de Adeline Virginia en mis tristezas,
Pude sentir el viento afilarse
Y cortar las cadenas del Señor.

Gaste miles de horas
Pensando en los ojos de mi mujer,
Ella se fugó un martes
Y ahora somos extraños;
Supuse que sus modos eran huraños
Como los de una dama de su razón;
Pude sentir a la noche alargarse
Y fingir que la luz se mantenía apagada.

Quise ser Max Ernst
De color rojo yéndose al morado,
Estuve ciego 700 años
Y olvide porque salí de casa,
Me adopto el acento sureño
Y olvide porque de la celebración,
Pude sentir a los años alejarse
Con sus ruidos y canciones baratas.

Trabaje a las afueras de Juárez
Para llamarme Arthur Rimbaud,
Pero ese no es mi nombre
Yo soy el otro, quizás uno más;
Sus armas son las mías
En las tierras de la arena y la muerte;
Debí saberle antes de comenzar el incendio;
Pude sentir al barco ebrio partir
En la neblina de la mente y el sopor.

Fui hijo de Audrey Herpburn
Y del bastardo de William H. Booney,
Ellos me dieron palabras y las pusieron en mis labios;
Cualquiera sabe que tengo el dinero
Y la sangre inflamada,
Cualquiera sabe cuál es mi rostro;
Pude sentir a mi madre morir
Cuando la marea atrevida subió.

3 comentarios:

reptilio dijo...

¿seremos el otro de algun otro?

Abril G. Karera dijo...

Ojalá puedas ir el viernes 13 de sept al SLAM en la UACM del Valle, tus poemas recitados por ti mismo adquirirán otra dimensión :3 ¡Saludos!

Míkel F. Deltoya dijo...

La maldita otredad...

Seguidores