25 de marzo de 2013

Desierto




Se convirtió en decenas de soles ardientes
Y cielos despejados,
Se encontró a sí mismo en oasis
Que se vertieron en flores,
Y se volvió
Desierto.

Se convirtió en años de tormentas
Y arena,
Docenas
De platos girando.

Y después se estar en medio del universo
Se hizo estrella,
Déjale
En la penumbra del deseo
Y del desierto
Que se llamaba ella.















-Nouvelle Cano-

6 comentarios:

Martha C. dijo...

Desierto: calor.
Desierto: ella.
Desierto: arena.
Calor, arena, ella.
Ella.

(saludos, Alejandro.)

Martha C. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nefer Munguia dijo...

Fuchi! un ombligo!!

D:

Ya pues... este... ha de ser muy seca, enorme y cambiante para ser un desierto

Cecilia dijo...

Ella que me deja sediento, ella que me da de beber, ella desierto y oasis en uno sólo.
Saludos.

Moon dijo...

Desierto ardiente con los caminos bien trazados. Las estrellas dicen que muchas brillan cuando ya no están; mejor asirla entre tus dedos antes de que se eleve.

Vas soltando las palabras de los versos, eso es como ir soltando los botones de una prenda dando agilidad al sentir que expresa el poeta. Me gusta.
Un abrazo.

reptilio dijo...

si asi esta el caminito como estara el pueblito

Seguidores