Archive for diciembre 2012

Cobarde




Dime soñador
Sobre que está tu mundo,
Has vivido por siempre
Y justo ahora
Eres la mitad.

Dime amor
Cuanto has perdido
En los amaneceres;
Enero y Julio
Son de lluvias
Y en diciembre desiertos.

El diablo en tu habitación,
Devolviendo el favor,
Grita y cruje los dientes
Que es el precio y la duda,
Porque:
Ha tomado demasiado, demasiado,
Demasiado, demasiado,
Demasiado, demasiado,
Demasiado, demasiado,
Demasiado prestado.

El juez se consagro la última noche de Octubre,
Despacio y perverso,
Escucha, escucha que ellos saben de ti, y de mí,
Alaba a tu hombre, alaba a tu hombre,
Insulsa, insulsa,
No cuestiones mi autoridad que no sabrás cual es mi ira,
Y apuesta por el rey que ahora está en la colina
Con la cabeza en la canasta
De manzanas,
De jugosas manzanas.









-Nouvelle Cano-

Fortuna




Soy el abismo del océano de tus sabanas,
La bestia que duerme en tu laberinto,
Los dientes del acaro que te mastica;
Soy el demonio y el santo también;
Quizás el último paisaje
De tus ojos grises.

Soy el alma que recita tus palabras,
La inocencia de todos tus errores,
El campanario de tus catedrales,
Estaré contigo aunque tú no me lo pidas;
Quizás el ultimo de tus fríos
Antes de que sea Abril.






-Nouvelle Cano-

45 RPM




Inútiles
Los versos del juez,
Las personas de la callejuela
Sometiéndose,
Cambia el aire
Por plomo en las venas,
Doce años
Con la cabeza entre las rodillas;
Una vez quise ser el rey
Pero ahora me marcho de la ciudad,
Del mundo entero.

Escuche a mis padres
Con los bolsillos vacios,
Escuche a la locura
Salir del corazón,
Soñé con oro
En las avenidas,
Ahora grito con fuerza
Y nadie me escucha;
Una vez quise ser el rey
Pero ahora me marcho de la ciudad,
Del mundo entero.

Mis manos están en llamas
Bajo el cielo negro,
Seguí el rio
Hasta las alcantarillas;
Sábado en la tarde
Y continúo ardiendo,
Hoy no tengo nada
Y mañana quien sabrá;
Una vez quise ser el rey
Pero ahora me marcho de la ciudad,
Del mundo entero.

Los rubíes de mi almohada
Son cuchillas enojadas,
Aléjate de mí
Que te buscare,
No lo se
No podrías saberlo,
Todo estaba bien
Hasta que me enamore de ti,
Una vez quise ser el rey
Pero ahora me marcho de la ciudad,
Del mundo entero.





-Nouvelle Cano-

12




Ella fue la pluma de los doce escritores,
La tinta del tintero,
Ella es quizás la novela más larga de la historia;
Ella es la noche del huracán
De las inundaciones en la ciudad.

Estuvo doce días en los preámbulos de lo que no se puede decir,
Es la palabra que abre la puerta del celador,
Ella ha tomado suficiente de los suelos,
Diamante demente.

Ella ruge con la furia de doce océanos en costas embravecidas
Ella es la silueta del amante del corredor;
Ella es el viento del avión de papel
Que surca al estertor.

Ella es doceavo silbido del mirlo que brilla con la luna,
Ella es doceavo silbido del tren que se marcha en Marzo y vuelve en Agosto,
Es quizás la última noticia de la quincena
Antes de regresar aquí.

Ella es el domingo 12 en atardecer dorado,
Ella es quizás lo más preciado del Señor,
Ella es Valentín y primavera,
Es el comienzo y el final.














-Nouvelle Cano-

Si Alguna Vez Le Encuentras En Vancouver

Amamak



Si un día le compras flores;
Llévale blancas
Que ella es pesada

Está hecha de plomo

Recuerda que llevas su nombre
Y después
Será el tuyo también.

Mírame

Despacio en la noche

Sabrás que estaré
En las sabanas

Mírame y déjame entrar

Es la manera en que recuerdes
El ultimo día.

Si

Quizás
El invierno es crudo

Arrópate con la memoria

Haz fácil para mí
Saber a dónde regresar

Prepara café
Que vengo a conversar.

Y si un día
Me alcanzas en el camino
No quiero que me llames
Hasta que estés seguro de que es su fotografía

Dime que quizás
Estarás equivocado

Y después
Veremos

Cuanto ha pasado.

Y si un día
Me alcanzas en el camino

Dime que ella está allí

De vuelta

Al lugar donde pertenece

Porque ella
Es el único
Cielo
Que conocí.






-Nouvelle Cano-

Nube




Pase quince días teniendo el mismo sueño,
Con el más santo de todos,
Me hablo acerca de la miseria y de la pobreza,
Bebimos agua del mismo río
Y jugamos a las cartas,
Después me enseño el camino
A la casa de las 34 ventanas;
Allí, hijo mío, estará quien te hará sanar,
Déjale tus venas y dale el corazón
Que después te hará rey,
Y fui hacia la vereda fría,
Con los pies desnudos,
Y estando allí me pregunte
Porque él me había abandonado.

Pase quince días teniendo el mismo sueño,
En caminos que  nunca había visto,
Y después desperté
Con las manos hacia el cuello,
Pero allí estaba él, sonriente,
En una de las ventanas,
Y después de años de tristeza
Pude verme y soltarme a llorar.






-Nouvelle Cano-

Ovalo




Siete semanas dentro de la capilla
(Estando de rodillas),
Las palabras se volvieron piedras
Acalambradas en los riñones,
Se dijo que las luces y voces
Eran rayos de sol,
Pero la sangre corría
De martes a domingo,
Tarde o temprano se haría el error
Siendo el pastor o el sepulturero,
Te dije que regresaría
Un día de estos,
Tomare tus brazos
Y los hare míos.

Nadie dijo que un día sigue a otro,
Inútiles las horas que se tienen de sueño,
Mañana es una idea
Mañana es la muerte
Mañana es el hombre
Mañana la suerte,
Tengo algo en mis bolsillos
Que es para ti,
No me dejes decirte
Que hago aquí,
Te dije que regresaría
Un día de estos,
No me saludes
Que solo estoy de paso.

Se levanto el polvo con tantos pasos,
Y las manos aplaudieron
Al primer verbo,
Fuiste un cordero en el monte
Cuando cayó un relámpago,
Los incendios estuvieron
Años en tu habitación,
Alrededor de tus ojos
Están ellos bailando,
Justo como tu
Lo habías estado pidiendo,
Te dije que regresaría
Un día de estos,
Vengo a ponerme en tus zapatos
Y no prestarte los míos.

Se tomaron determinaciones
En los cuarteles,
El hombre desnudo en el marco de la puerta
Te mando a saludar,
Estaba allí salvando su tiempo
Buscando un poco de gracia,
No tienes algo que probar
Cuando no tienes nada,
Duerme en su regazo
Que será breve,
Déjalo mirarte
Antes de olvidarte,
Te dije que regresaría
Un día de estos,
Pagarás los días
Pero dejare libres tus noches.

El agujero del estomago
Se hizo abismo,
Fuiste diente de león
Que un desconocido soplo,
Dime ojos azules
Cuanto llevas en el aire,
Traidora
Se supone que estabas del otro lado,
Buscaste justicia
En los brazos del ejecutor,
Muéstrame tus cicatrices
Y tus dientes perdidos,
Te dije que regresaría
Un día de estos,
Con las maletas vacías
Y el alma envilecida.

Se rumoró del invierno
Y sus huracanes,
Se rompió la luna
En 529 pedazos,
La mayor parte del tiempo
Se ha vuelto polvo,
Depura al depurador
Y salva al salvador,
Así es como se hacen los huesos
Y la médula espinal,
Te dije que regresaría
Un día de estos,
Te daría mi sistema nervioso
Y tomaría el tuyo.







-Nouvelle Cano-

Seguidores

Ten la decencia de acreditar lo que de aquí te llevas. Por su atención, gracias. Con la tecnología de Blogger.