Archive for mayo 2012

Ed Dunkel




En la penumbra de la soledad, bajo el violento cielo oscuro,
Los niños y sus madres duermen en cada hogar,
El va lentamente, sudando y jadeando,
Tratando estar cercano
A lo que le habían prometido,
Pobre Ed Dunkel, por Frisco y Denver,
En Times Square observado por su fantasma.

Estuvo con Galatea en una habitación,
Por quizás siete horas seguidas,
Las campanas de la lejanía le llamaban,
Entonces si el amor no es promesas
Tampoco se trata de ilusiones;
Pobre Ed Dunkel, dulce angel perdido,
Alejándose a cada paso, acercándose a ninguna parte.

Durmió en los bosques terribles de la América Salvaje,
Bebió cada copa que le ofrecieron
Estuvo en la gloria y en la miseria,
Fue melodía de bop, condujo hasta cansarse,
Estuvo amando alguien sin haberse dado cuenta;
Pobre Ed Dunkel, abandonado en Nueva Orleans,
Con el viejo Bull Lee, con la sombra de Dean.

Escucha cada sonido de los pasos, detrás de él,
Siente como es atravesado
Por un ferrocarril al errar de vías,
Estuvo por mucho tiempo deambulando por allí,
En busca de la Palabra, de lo profundo de sus ojos;
Pobre Ed Dunkel, cada cosa entrando y saliendo,
Cada frase, cada pedazo del corazón.

Y lo que necesita aun no lo descubre,
Perdido entre las piedras y bencedrina,
En el asiento trasero durmiendo
Jodiendose al tiempo sobre su espalda,
Trabajando en mantenerse vivo
En saber qué día es hoy;
Pobre Ed Dunkel, delgado ojeroso de labios cerrados,
Por donde ahora el clima no parece cambiar.

La habitación está desierta, solo hay tubos de anfetas,
Un trozo de océano inclinado hacia el sur,
Galatea esta a su espalda abrazándolo,
Mirándole con hambre
Pero con el corazón lleno y un poco de ron;
Pobre Ed Dunkel, le ha abandonado
En más de una ocasión, por ninguna razón.















-Musa Missoni-

Bálsamo




Hay demasiada distancia desde aquí
De la torre a las crespas montañas frente a mí,
Hay demasiado aire
Entre cada palabra pronunciada,
He bebido y he comido
De lo robado por los reyes,
No hay mucho que pensar
Después de tirarse por la borda.

No hay ninguna fecha que sea exacta
Que se pueda mencionar rápidamente,
No hay momentos perdidos
Cuando se está ebrio por la calle,
No hay personas que puedan decir la verdad
Porque nadie tiene fe,
Las leyes son para los pecadores
Y los pecados para sentir que algo está allí.

Todo lo que gira alrededor de la noria
Se acerca las nubes,
Para luego caer sobre la mujer de la canasta
Llena de flores y vestidos derritiéndose,
Y ahora la distancia se acorta fuertemente
Los huesos del rostro quebrándose
Volviéndose diamante.









-Musa Missoni-

Calambre





Camine
Por los recuerdos regados por el suelo,
El aliento
Agotándose y saliendo del estomago,
Cansado de tus ojos
Mirando hacia el lado contrario;
De tus flechas precisas.

Dude
Acerca de todo lo que me has dicho en la intimidad;
Creí
Cada mentira que salió de la oscuridad,
Hable demasiado bajo
Callaste fuertemente;
Mientras el cielo se nos caía.

Estuve buscando por la enfermedad que me has contagiado,
Cada mañana, cuando vomito sangre, allí se va la pena.

Mire
Con atención los músculos radiales de tu iris,
Pertenecí
A las sombras de los desgraciados;
Quien quisiera detenerme
Tiene que salirse del carril
Por donde ando.

La noche fría, vaticina los palpitares de las vénulas,
En el cuello, que se irrita y queja.

Algunas veces
He deseado molerte a golpes,
Algunas otras
Que tú me destruyas,
Devórame de un bocado
Trágame,
Y escúpeme.

Déjame ser saliva
Resbalando por tus labios,
Déjame ser sangre
Inflamando los pulmones.

Si te diera una razón
Créeme que seria
La misma que tú tienes.












-Musa Missoni-

Negro Y Azul.


Fotografía: Amamak.



Se han escuchado voces dentro de la pieza, rebotando entre las paredes y los tímpanos, equivocadamente se han ido a estrellar contra la mujer que duerme, ella algún día estuvo por allí caminando, ahora mi amor por ella equivale a lo sucio de sus pies, en las tardes de primavera y lluvia esporádica, las mentiras se iban a la alcantarilla, estoy miles de millas extrañándole, a dos metros de ella.

Salí un tiempo a comprar cigarrillos para la ocultarme tras la niebla, estuve pensando en salir corriendo hacia el precipicio, difícilmente he encontrado buenas maneras de pensarme en la caída, como un relámpago rompiéndose sobre la corteza seca de un árbol, un incendio dentro de mis brazos, la furia intensa de no perder el control, estando a días de la temporada de fríos, estando a días de que termine la persecución.

Hay demasiadas personas hablando acerca de otras personas, hay muy pocas palabras que no se repitan dentro de las lenguas secas por el viento, hay huesos que se quiebran fácil y dejan salir a la medula, hay cosas que no deberían hacerse antes de la adultez, hay miradas que matan antes de darse cuenta, haya frases que deberían decirse antes que sea tarde, hay cosas que no sucederán jamás, hay cosas que  nunca se obtendrán.

Estuve pensando en la avenida 608, siendo destruida, un puño suficiente que termine con lo que nunca se empezó, han sido demasiadas semanas, mañanas como cualquier otras, tipos de cervezas derramándose en los bares, algunos modos de ver las cosas difieren, el desencanto llega después del amor; algunas veces se está equivocado, algunas otras solo se está cegado.

He estado bailando con una bella dama que se encuentra en llamas, mis manos llenas de llagas, la jarra llena de malos pensamientos y dinero en los bolsillos, esta mañana de miércoles algunas veces su mirada es extraña, ella sabe que esto es para siempre, que esa silla es para mí; los encantamientos de sus piernas y su cabello negro como un cuervo, sus maneras de acercarse a la mesa que siempre tomamos, desde hace siete años, con grilletes en los pies ambos al mismo lugar, desde siempre con los ojos clavados como banderillas, en la espalda, siempre a cargar.





-Musa Missoni-

Romance Y Rapiña




Los humores de la noche acalorada recorren la espalda desnuda en la oscuridad,
Bajo el yugo natural de que las cosas tarde o temprano caerán,
Es casi estupidez la perfección de las palabras que allí se dicen,
Cuando la lealtad de los ojos se oculta detrás de un bostezo, de un mientras;
Solo un silencio que no es incomodo por demás,
Solo un poco de pena en las mejillas
Que ahora se destrozan.

La voz se escapa por las rendijas de los dientes discretamente desalineados,
No hay nada que aprender después de haber descubierto todo antes de la razón,
De reinos y golpes de estado se rumora en las callejuelas,
La voz ahora tiembla y se acalla porque allí vienen alguno solitarios,
A saber si a la distancia a uno se le extraña,
A saber si a la distancia a uno se le olvida
O se le pide perdón.

Nadie puede saber el futuro en ensoñaciones torpes que por más reales solo son aquello,
El tiempo es una invención de la gente incapaz de amar,
He visto como es que en la ventana se ha posado un mirlo, durante la madrugada,
El tenía las alas rotas y unas cuantas mentiras que ofrecer;
Solo un poco de café para conversar,
Solo un poco de memoria para volver a olvidar
Que es lo que tiene valor.






-Musa Missoni-

5 de 6

Ventana#89
Fotografía: Tangerine's Memory



Te arrastras por el suelo, hacia tu habitación; te has quebrado cada uno de los huesos lentamente, intentaste salvaguardar aquello que prometiste seria lo ultimo; pero las palabras se han clavado en tu mente, porque quisiste tener un trozo de luna menguante dentro de tu lámpara de aceite, pero ella se ha llevado el resto, quizás un poco más.

La cabeza te palpita, en la parte posterior a la oreja izquierda, has estado hablando contigo acerca de cuan cercana parece la amarga dama, los insomnios cada madrugada te han hecho preguntarte quien es, y ella dice aquí estoy, nunca me he ido, y sabes que ella no está allí es solo el olor del perfume que se ha impregnado en tu saco color gris, y ella dice perro mentiroso no sería capaz de abandonarte!, porque después de todo aun queda un poco más que morder, y roer, de sus zapatos.

Tus manos en los bolsillos de tu único pantalón, han encontrado un cigarrillo a medio terminar, como todas aquellas frases que nunca has podido decir, porque tu boca se estrella contra el muro que ha incautado todas esas ideas, que más que del cerebro han salido de las entrañas, imposible la manera de recuperarlas; sin embargo piensas que más que estar así, se encuentran a medio empezar, estúpido, justificador.

Has estado en contacto, con el comprador de juegos y tratos civilizados, le has pedido un poco de respeto a cambio de unos buenos tragos; pero él solo te ha dado unos cuantos momentos, expectaciones y vagas ilusiones, firmadas y registradas bajo responsabilidad de su desgraciada organización.

Y allí vas de pie en el subterráneo sintiendo una profunda pena, viendo todo de color azul, inclusive a los rojos ojos que se han clavado en lo triste de los tuyos, el olor a pereza se penetra en los pasajeros que han vuelto la cabeza al lado contrario; cerezas aderezadas al instante en que se ha roto el corazón, pero el espinazo se mantiene firme ante cualquier situación, torpe furor.

Los dos jugadores de apuestas han puesto las miradas en los pies de camino sinuoso, esperando por el instante en que los pasos se rindan, tan solitario aquel hombre abandonado por todo aquello que le perteneció, y el otro dice: nada de ello fue suyo, sino que cada cosa ahora está en su lugar, así que debería caerse pero quizás este agradecido; poco valor, poco valor.

Has estado viendo a un medico que te da unas cuantas oportunidades, en las venas el veneno que hasta ahora te mantiene activo, los jugos de los ojos en su respectivo cajón, y los golpes guardados en los nudillos, la lengua dormida y los gritos dentro del estomago; mas caramelos para poder soñar, despierto junto a bellas mujeres a las que solo de vez en cuando se puede mirar, en el fondo; en cada ventana.

Si, te he visto arrastrarte por el suelo para entrar cada noche a la habitación de la que nunca has podido escapar, con los ojos en vasos de agua para no saber más, con el corazón hecho pedazos regado por todo el piso, mientras buscas una escoba para ocultarlo bajo la cama;  con la mente en todas partes sin poderse encontrar; abrazado de un pilar de concreto que no ejerce calor, con la sonrisa mediocre que tanto agrada, con la melodía de madrugada que tanto embriaga.







-Musa Missoni-

La Sonrisa de Alexa Chung




Alguien ha entrado por la ventana, en estas lluvias torrenciales de abril,
Los momentos de avergonzarse frente al espejo
Lo que hacen es encubrir una verdad que se vuelve duda,
Han dicho que disparé a un hombre hace unos meses, callejones atrás,
Y él se derrumbo sobre mis brazos pidiéndome ayuda cuando me miraron;
Pero que puedo decirles si nunca he tenido suerte.

Me han visto comprar flores cada mañana antes del desayuno,
Las tumbas de los olvidados y sin nombre
Son como pensamientos que se escapan de lo comprensible,
Igual de certeros y fríos, pero con pasión inevitable
Justo como los ojos que ven pero que no miran;
Incluso, una vez, llegue a creer que yo lo había hecho,
Pero sin saber cuenta aquel hombre era mi tristeza:
Frío de madrugada
En los cristales rotos que se clavan en la boca,
En las palabras huecas que rebotan en las paredes;
Corriente de desamor
Llevándose cada una de las memorias
De un olvido que apenas se recuerda.

Estuve hablando con el lector de las manos, afuera del bar en el que he dejado la sangre;
El habla acerca de la paz inquietante
De mis ojos insanos y profundos como el océano,
Puedo verte solo, caminando,
Fumando aspirinas para no dormir, para poder soñar,
Te veo también, amigo mío; perdiendo el tiempo en una apuesta
En la que has perdido más de lo que vas a ganar,
Te veo caminar por las aceras
Dejando rastros de arena tras de ti,
Pocas veces te has mirado dejándote llevar por la marea
Porque los faros de alrededor no funcionan con la luna menguante;

Pero se equivoca, en cada palabra
He estado jugando con sus mujeres, tan solo un poco, solo un rato,
Para que sepa quién es el que se encuentra debajo,
Quien es el que ha perdido más;
He soñado con los días del trueno, las manos quebradas,
Pero la mente en otro lugar;
Juguemos en la playa con las navajas que hemos ido coleccionando,
Con las botellas de una desperdiciada adolescencia;
Viejo idiota
Intentando ponerme en mi contra a mí mismo,
Intentando convencerme de quedarme en mi habitación;
Días difíciles
Cuando el sol se apuntala en la frente,
Secando los ojos, haciendo polvo la nariz.

Las fuerzas de Venus me han llevado demasiado lejos,
Los giros de la noche se apartan de lo que uno puede imaginar,
Estuve intentando salir por la mañana, cuando nadie pudiera sospechar;
A escondidas de los ojos curiosos uno puede pretender ocultar lo que dice el corazón,
Ahora estuve arreglando cada una de las goteras
Que hay en tu alcoba, que molestan tu vientre mientras duermes,
Pero dices que todo lo que hago mal te hace bien a ti,
Y que rara vez sucede en viceversa, muy en el fondo.

He estado cansado por tanta ceremonia, permanencia de un instante que debería llegar,
Mientras la ceguera le hace a uno decir promesas;
No puedo recordar tu cara justo ahora,
Tus ojos no me miran como lo hacen los míos contigo;
El negro de tus pupilas se adentra en las mentiras
Y todo aquello que decides incendiar para que no sea revelado,
Pero he esperado por este momento para desenmascararte
Y mostrarte desnuda frente a todos, para sepan cuan estúpida eres;
Mujer astuta
Creíste que podrías hacer de la vereda un camino,
Creíste que no venia ya de regreso;
Viento idiota
Saliendo de tu boca todo el tiempo,
Eres idiota, cariño,
Es la única cosa que sabes hacer.

No puedo sentir los pies, la flor de loto se ha estancado en los lirios de aguas de ayer;
No puedo tocar nada sin que se vuelva napalm de un instante a otro,
He dejado de cerrar los ojos antes de que puedan desaparecer las sombras
De los objetos que solo quedan como símbolos para quien no los sabe ver.

He estado en el coraje, la alegría, la tristeza y todo aquello a lo que se le puede temer,
Así que no entiendo cuando alguien quiere enseñarme algo que ya conozco,
Estuve en la encrucijada, justo ahora cuando todo lo que quería
Estuvo entre mis manos, quise perderlo justo en ese instante.

El beso de buenas noches, me convierte en bestia mansa,
Porque antes de saber que no podría despertar quizás alguien se ha apiadado de mí,
No existe el miedo, sino el sufrimiento de saberse cobarde,
Estuve caminando pensando en ti, en el mundo y la sonrisa de Alexa Chung,
Y de cómo ella ha gastado su amor por un incierto romanticismo,
Justo como lo que he hecho cada día desde que existe un entonces;
Insomnio en jueves,
Despejando toda duda de placer,
Despejando todo cielo ilusionado e idealizado,
Café y cigarrillo
En la lengua el sabor de la amargura
Adentrándose en la mente, profundamente;
Que de manera constante se vuelve dulzura.












-Musa Missoni-

Seguidores

Ten la decencia de acreditar lo que de aquí te llevas. Por su atención, gracias. Con la tecnología de Blogger.