Single #5

by SUZE

Cara A


Ella.




A Karen, con todo mi amor.


Ella es dulce como la noche,
Preciosa como la alborada;
Ella es como un cometa
Capaz de sorprender a la mirada;
Ella es como un montón de rosas,
Profunda como el cielo de madrugada,
Ella es fuerte como una marejada
Ella es frágil como el cristal.

Ella es como la primavera,
De dulces olores y bellos colores,
Ella es como el invierno,
De frio en las manos y en los pies;
Ella es como el cielo,
Llena de tanto e infinita,
Ella es como un diamante
Que brilla sin necesidad de luz.

Ella es como lo suave de las nubes,
Como lo más bravío del fuego,
Ella es como una dama,
Como un hada que sucede como relámpago;
Ella es hermosa como la luna,
Como ninguna otra,
Ella es como el universo,
Como todo aquello que se debe admirar.

Ella es como una tormenta,
Como un corazón latiendo,
Ella es como lo supuestamente perfecto
Como aquello que está más allá de eso;
Ella es como el viento que refresca,
Como el agua de rocío,
Ella es como un ave de paraíso,
Un paraíso dentro de sus ojos cafés.






Cara B

Suponiendo




Calor en los brazos,
Saliendo de la nuca, perdiéndose en el estomago,
Aprendiendo algo que ya se sabía;
Esperando por la noche y la voz que nunca se aleja,
Y algunas veces desde otro punto de vista
Los cigarrillos pueden saber a miel,
¿Cómo podrías, Espíritu, mencionar que me has visto?

¿Que se supone que son las nubes
Cuando han sido ennegrecidas?
Con todo aquello que también se supone es la tristeza,
Y quizás la razón es lo suficientemente compleja
Que el corazón solo puede leer griego,
Y también quizás los días se han vuelto más largos,
Venus enfurecido acercándose;
¿Cómo podría ser que el aire ahora es más denso que el acero?

La traición de lo que se siente
Es pensamiento volviéndose idea,
Las ideas ciertamente no son reales,
Viéndolo bien.

Adrenalina en la cabeza,
Como locomotora rumbo a la cañada,
No sé porque me hablas con palabras
Si sabes muy bien que he estado viéndote con solo las entrañas,
Y justo ahora cuando la espalda se quiebra
Por saltar con paracaídas que no abre,
En la tierra que huele a humedad,
Que se yergue sobre lo acostumbrado.
















-Musa Missoni-