Juárez

by SUZE




De los hermosos cabellos de Ciudad Juárez,
De tantas palabras que se han robado del viento;
Las juguetonas pupilas derramándose sobre la oscura noche
Sobre el pecho y las respiraciones,
No pregunten qué hora es que no sé ni que día es hoy,
El hambre y la tristeza hacen que a lo vacío se le pueda agarrar sabor.

Ahora después de las ceremonias
He bebido montones de oleadas de lluvia salada,
Y mordí a la luna, me empalague del azúcar
Que quedo debajo de mis uñas,
Me colgué de todas las cuerdas habidas en los tejados,
Me llamaste con tu voz felina
Y me diste eso que quería desde antes de llegar.

Dulce Gabriela, detrás de las cortinas; muy misteriosa,
Ella hablo en buena seducción
Y trabo su lengua en las silabas inadecuadas;
El olor a tabaco en cada uno de sus brazos,
Muy pronto como para despedirse
De los susurros coquetos
Y con olor a ginebra entrada en la madrugada.

Hace unos días, a millas de la vorágine,
Ella me mintió diciéndome que estaba esperándome,
Estuvo por allí en la ciudad saliéndose por las ventanas,
Justificando a los elegantes de la librería;
Necesitando otra enfermedad.

Ahora la fortuna se me avienta al cuello
Como monedas a los pobres,
Escuche sus dedos delgados adentrándose en su boca,
Y encendió las velas del viento frío, de las rasgaduras en la piel,
Y sucesivamente me miro con sus ojos de fantasma,
Me tomo por la espalda para clavarme su corazón.

Los besos del brandy, cuando lo demás está terminado,
Los temas de relevancia,
Y los tratos que se hacen debajo de las sabanas
Y las promesas en el techo para tener testigos,
Ella y sus labios color manzana, blandos y jugosos,
Que la Ciudad de México es un chiste repetido,
Mal contado y aburrido.












-Musa Missoni-