La Sonrisa de Alexa Chung

by SUZE




Alguien ha entrado por la ventana, en estas lluvias torrenciales de abril,
Los momentos de avergonzarse frente al espejo
Lo que hacen es encubrir una verdad que se vuelve duda,
Han dicho que disparé a un hombre hace unos meses, callejones atrás,
Y él se derrumbo sobre mis brazos pidiéndome ayuda cuando me miraron;
Pero que puedo decirles si nunca he tenido suerte.

Me han visto comprar flores cada mañana antes del desayuno,
Las tumbas de los olvidados y sin nombre
Son como pensamientos que se escapan de lo comprensible,
Igual de certeros y fríos, pero con pasión inevitable
Justo como los ojos que ven pero que no miran;
Incluso, una vez, llegue a creer que yo lo había hecho,
Pero sin saber cuenta aquel hombre era mi tristeza:
Frío de madrugada
En los cristales rotos que se clavan en la boca,
En las palabras huecas que rebotan en las paredes;
Corriente de desamor
Llevándose cada una de las memorias
De un olvido que apenas se recuerda.

Estuve hablando con el lector de las manos, afuera del bar en el que he dejado la sangre;
El habla acerca de la paz inquietante
De mis ojos insanos y profundos como el océano,
Puedo verte solo, caminando,
Fumando aspirinas para no dormir, para poder soñar,
Te veo también, amigo mío; perdiendo el tiempo en una apuesta
En la que has perdido más de lo que vas a ganar,
Te veo caminar por las aceras
Dejando rastros de arena tras de ti,
Pocas veces te has mirado dejándote llevar por la marea
Porque los faros de alrededor no funcionan con la luna menguante;

Pero se equivoca, en cada palabra
He estado jugando con sus mujeres, tan solo un poco, solo un rato,
Para que sepa quién es el que se encuentra debajo,
Quien es el que ha perdido más;
He soñado con los días del trueno, las manos quebradas,
Pero la mente en otro lugar;
Juguemos en la playa con las navajas que hemos ido coleccionando,
Con las botellas de una desperdiciada adolescencia;
Viejo idiota
Intentando ponerme en mi contra a mí mismo,
Intentando convencerme de quedarme en mi habitación;
Días difíciles
Cuando el sol se apuntala en la frente,
Secando los ojos, haciendo polvo la nariz.

Las fuerzas de Venus me han llevado demasiado lejos,
Los giros de la noche se apartan de lo que uno puede imaginar,
Estuve intentando salir por la mañana, cuando nadie pudiera sospechar;
A escondidas de los ojos curiosos uno puede pretender ocultar lo que dice el corazón,
Ahora estuve arreglando cada una de las goteras
Que hay en tu alcoba, que molestan tu vientre mientras duermes,
Pero dices que todo lo que hago mal te hace bien a ti,
Y que rara vez sucede en viceversa, muy en el fondo.

He estado cansado por tanta ceremonia, permanencia de un instante que debería llegar,
Mientras la ceguera le hace a uno decir promesas;
No puedo recordar tu cara justo ahora,
Tus ojos no me miran como lo hacen los míos contigo;
El negro de tus pupilas se adentra en las mentiras
Y todo aquello que decides incendiar para que no sea revelado,
Pero he esperado por este momento para desenmascararte
Y mostrarte desnuda frente a todos, para sepan cuan estúpida eres;
Mujer astuta
Creíste que podrías hacer de la vereda un camino,
Creíste que no venia ya de regreso;
Viento idiota
Saliendo de tu boca todo el tiempo,
Eres idiota, cariño,
Es la única cosa que sabes hacer.

No puedo sentir los pies, la flor de loto se ha estancado en los lirios de aguas de ayer;
No puedo tocar nada sin que se vuelva napalm de un instante a otro,
He dejado de cerrar los ojos antes de que puedan desaparecer las sombras
De los objetos que solo quedan como símbolos para quien no los sabe ver.

He estado en el coraje, la alegría, la tristeza y todo aquello a lo que se le puede temer,
Así que no entiendo cuando alguien quiere enseñarme algo que ya conozco,
Estuve en la encrucijada, justo ahora cuando todo lo que quería
Estuvo entre mis manos, quise perderlo justo en ese instante.

El beso de buenas noches, me convierte en bestia mansa,
Porque antes de saber que no podría despertar quizás alguien se ha apiadado de mí,
No existe el miedo, sino el sufrimiento de saberse cobarde,
Estuve caminando pensando en ti, en el mundo y la sonrisa de Alexa Chung,
Y de cómo ella ha gastado su amor por un incierto romanticismo,
Justo como lo que he hecho cada día desde que existe un entonces;
Insomnio en jueves,
Despejando toda duda de placer,
Despejando todo cielo ilusionado e idealizado,
Café y cigarrillo
En la lengua el sabor de la amargura
Adentrándose en la mente, profundamente;
Que de manera constante se vuelve dulzura.












-Musa Missoni-