2 de abril de 2012

Montreal





Te vi caminar lentamente por la calle número cuatro,
Con las luces de los automóviles en los ojos;
Estuve mirándote dudar en ir de regreso
A la oscura y fría noche.

Estuve intentando detenerte tomándote de un brazo,
Pero tu piel me quemo fuertemente;
Estuve llamándote a gritos desesperados
Llamándote en la oscura y fría noche.

Supiste que la puerta que te habían mencionado
Estaba hace tiempo cerrada,
Supiste que el suelo se movía súbitamente
Después de cada declaración,
No te preocupaste por evitar amar locamente
La necesidad de entrega;
Sin temor a equivocarte, sin nada que perder.

Estuve esperándote en la parada del autobús,
Allí en donde te conocí, la primera vez, comprado cigarrillos;
Ahora no tengo los suficientes cerillos
Para refugiarnos de la oscura y fría noche.

Y supiste que yo lo había tenido también,
Un buen rato en mi habitación
Arrodillado frente a mí, pidiendo clemencia,
En la oscura y fría noche.

Muy suavemente,
En la oscura y fría noche
Al igual que tú.

















-Capuccino Mendoza-

2 comentarios:

Nathy Rivera dijo...

No te preocupaste por evitar amar locamente
La necesidad de entrega;
Sin temor a equivocarte, sin nada que perder.***
me acordo un viejo ¨amigo¨que me hizo pasar malos ratos con esa tematica d amar, sin temor a equivocarse...y conciente de que no tenia nada que perder...pero yo si perdia...y mucho!!
Un Abrazo Querido Vagabundo...como siempre un gusto leerte :)

Martha C. dijo...

Es como cuando quieres tener a alguien y no. Cuando ya no está y así. No... no sé. Me gusta ver como se incluye la palabra "cigarrillos" en los textos, algo relajado y sin apuros. What's the problem? Saludos!

Seguidores