by SUZE


Cara A (Versión Nashville) y B (Versión Memphis)

11:39 pm

Fotografía: Amamak.



Estuve dibujando un par de círculos, en cada una de las manos,
Quise esperar por tener un poco de calma
Para poder contigo hablar;
Dulce dama has llegado tarde; se ha enfriado el café,
Has enterrado a mi corazón
Y tú retrato con él:
Cariño mío sabes qué día es hoy?
Quizás mañana podríamos estar en Nashville desnudándonos sin intención.

Estuve cuatro meses en la celda
Por haber matado a un hombre  por sus zapatos,
El vestía elegantemente, más de lo que podría yo hacer,
Y después de bastante tiempo
Le he dicho a su madre,
Que él no era quien pensaba
Y que merecía lo que le paso,
Cariño mío dime qué puedo hacer?
Si después de todo ese muerto era yo.

Fatmé quiso decirme que estaba afuera de mi puerta,
En las celebraciones de la primavera,
Supo como entrar por la ventana,
Con sus ojos verdes y su piel árida como el desierto,
Ella bebió toda mi copa
Se me acerco lentamente,
Me dijo al oído
Sabes que quiero de tus cigarrillos,
Pero también sabes que quiero estar con él;
Cariño mío cuanto más tendrá que ser?
He estado atrapado siguiendo el mismo riel.

Trate de dejarte en la siguiente estación,
Para vernos la próxima semana,
Quería que vieras que tan bajo puedo caer,
Pero entonces escapaste de la fuga,
Comenzaste a perder el control,
Dejaste tus dulces sobre la mesa
Y los listones en tu cabello,
Cariño mío esta vez a dónde vas?
Que estado esperándote a bordo del maldito tren.

Hace unos años estaba por allí
Consiguiendo monedas del suelo,
Quería unos cuantos pasos
Para salir del bodegón;
Entonces aquel hombre de la amplia barba,
Me dio su número, una par de mentiras,
Un nuevo rostro y apellido,
Y una nueva crujía en donde dormir,
Cariño mío cuanto más puedo deber?
A sabiendas que ahora él es mi señor.

Estuve hablando con la mujer de los cabellos negros,
Ramera como mas se puede imaginar,
Ella decía necesitarme, tanto como a sus zapatos rojos,
Solo la estuve probando, solo para poder saber,
Ella conoce mis peores secretos
Ella sería capaz de crucificarme por una oportunidad,
Ella es justo como una mujer armada,
Ella ahora es justo como yo,
Ella ahora está satisfecha;
Cariño mío este podría ser realmente el final?
De mis días en los que puedo verme bien.

Ahora los círculos de mis manos se han extendido
Por todo el cuerpo,
Ellos son como medicina valiente
Que se adentra por la piel hasta el hueso,
Después de cuatro ginebras he encontrado la razón pura,
En las glándulas detrás de mi mente,
Y después de todo aquello
Sé que no había estado equivocado del todo
En ninguna de mis palabras;
Cariño mío sabes que es lo más cruel?
El darse cuenta de que se está por encima de los demás.

El ruido que entra por la ventana
No deja que mis sueños se despeguen,
Mezclados uno entre otro,
Como si fuera una luna de miel,
Orgiástica la oportunidad de encontrarte,
Entre tantos papeles y recibos sin pagar,
Dijiste que el demonio un día llegaría por mí
Pero yo lo busco sin saber donde se encuentra,
Cariño mío dime en donde estas esta noche?
Que necesito mirarte para que todo regrese a donde debe estar.

Los ríos que corren por debajo de la cama,
Se abalanzan sobre la puerta,
Están perfectamente estructurados, difíciles de penetrar,
Me he ahogado en distintas ocasiones
Como para querer seguir intentándolo,
La corriente es muy fuerte
Como dos rechazos seguidos, como dos amantes separados,
Cariño mío esto podría significar que:
Después de tanto tiempo solo estuve llorando por allí?

















-Capuccino Mendoza-