Amor y Robo

by SUZE




Ideas tomadas del blog de Gabriel Rodríguez Liceaga y de la canción Things Have Changed de Bob Dylan.

Casi plagio.


Solitario joven con solitaria alma,
Sosteniendo un cigarrillo en una mano, con la otra una nota,
Teniendo a una hermosa joven
Recargada en el hombro,
La piel fría y los ojos muertos,
Lo suficientemente extraño como para seguir conversando,
Sufriendo porque el que amó antes era mejor,
En todos los asuntos en los que se puede,
Teniendo que aprender a disimular en el baño y aprender a seducir,
Vestido y preparado para el funeral;
Estando en la luna todo es desesperante
Porque la gravedad lo hace todo más fácil
Y la corriente que se sigue
Solo miente;
Los días son largos y terribles
No hay muchas opciones
Como para ceder,
Pero después de todo
Ya no importa.

Constantemente este lugar se cae a pedazos,
No hay mucha esperanza de rescate en el huracán
Una vez que el agua ha entrado por la puerta,
Con los ojos cerrados uno hace como que no pasa nada
Cuando ya en realidad todo sucedió,
Solo otra copa más
De whisky con hielos
De una muerte un tanto más lenta,
Es muy estúpido aquel que piense que no comete errores,
Debajo del puente
No pega mucho la lluvia;
No te preocupes cariño, no me saludes, no te despidas,
Solo estoy de paso;
La noche es obtusa
No hay mucho que ver,
Estoy atrapado
Dentro de mi propio mundo,
Pero no importa mucho
Porque es el tuyo también.

Estuve recogiendo amores del suelo
Aun muy vivos como para dejarlos allí solos,
No soy tan cínico como piensan
Pero si tan sádico como no imaginan,
Algunas veces quisiera escapar
Pero me han dicho cobarde las suficientes veces como para volver a hacerlo,
He aprendido que no puedo ganar
Sin siquiera ensuciarse las manos;
Quiero enamorarme de una mujer que nunca haya escuchado de mí,
La he de llevar en los hombros
Para evitar que los escuche murmurar,
Las trampas de la vida se enmascaran bien,
Algunas veces son tan tímidas
Que vestidas de pureza
Roban el aliento,
Otras cuantas solo se pretende
No ser tan idiota.

He sido herido
Muy decentemente,
He logrado perder todo lo que tengo
Y he demostrado que en sesenta segundos lo puedo recuperar,
He estado en lo más bajo
He volado alto,
Con todos esos dulces que me han de ocultar,
La verdad de todo
Para unos es una mentira fastidiosa,
He estado amando a una mujer que siempre se aparece en mis sueños
Pero yo nunca en los de ella,
Algunos han saltado al océano en la medianoche;
Me invitan a nadar con ellos
Pero no saben que yo salí de él,
Todos están ansiosos por verme caer,
Están listos para decirme
Que me habían advertido,
Pero he estado atento
A cada una de mis palabras,
Las decisiones que se toman no son mandamientos
Porque ni siquiera los santos son tan aprensivos,
Los días son largos
Hay muy poco que escuchar
Porque todo aquello
No es más que aire.







-Capuccino Mendoza-