Archive for marzo 2011

La Noche Del Sábado. (29/03/11)


Cuando,
Después de la velada,
Camino hacia la acera contraria,
A donde ella ha estado esperando,
Siento que se me acaba el aire,
Se me escurre el rostro,
Y se me quiebran los ojos,
Y es que ella aun se arrastra por el suelo pretendiendo hacerse la fuerte,
Pero cualquiera,
Habla sin saber,
De cuanto puede perder.

He,
Estado atrapado,
En aquel automóvil verde,
Embriagándome con rencor,
Y ella,
Lejana de mí,
Estaba atrapada,
En un callejón,
Oscuro y desolado,
Pero ahora pongo las manos en los bolsillos y obtengo un caramelo,
El cual le doy,
Elegantemente,
Simulando darle la razón.


Ella,
Me lleva hacia su casa,
Llena de lodo,
Llena de luz de luna;
Y,
Después de las presentaciones,
Ensucio mi camisa de vino rancio,
Y espero pacientemente a que se seque para poder sentirme aliviado,
Porque ella ha escondido una fotografía,
En la alacena,
Una que nunca he podido ver.


Sirve ahora ron,
En tazas de porcelana,
En donde regularmente se bebe te,
Ella,
No presume de nada,
No tiene porque hacerlo,
Ella sabe que no me interesa lo que es capaz de lograr,
Pero grita que se lamenta por todo el amor regado por el suelo,
Y yo solo digo: no hay nada que hacer,
Solo cierra un poco la ventana,
Que ha comenzado el vendaval.


He,
Estado consumiéndome,
Perdiendo los zapatos,
A mitad de la avenida,
Y ella,
También camina descalza,
Desde meses atrás,
Cuando malgastábamos el tiempo,
Y yo,
He desobedecido al juez,
No entiendo de culpas,
De nada que no sea acerca de sus pies.

 

 

- Demetrio Wilbury Kauffmann de la Soledad -


Si Alguna Vez Regreso A Las Orillas Del Ganges. (21/03/11)


Espera,
Necesito dormir,
Para poder saber que sucede,
El día de hoy,
Para mañana,
Escapar,
Juntos.

Rezo,
Al gran señor,
Que dice que no me preocupe,
Que tarde,
Esta vez,
Seré liberado,
Gracias tus pies de loto.

Y me dice,
Que espere,
Que aquel sueño,
No me mintió,
Y me dice,
Que no era verdad,
Aquella desesperación,
De ayer.

Ya no se,
En que día vivo,
Me siento tan cansado,
Pero,
Esta vez,
Caminare despacio.

Necesito dormir,
Para saber que mi sonrisa sigue allí,
Se perdió cuando decidí alejarme del mundo,
Y tú,
Ahora,
Eres mi mundo,
Eres eso a lo que llaman paraíso,
Pero yo,
He matado a un hombre,
Muy cercano,
Pero yo,
He matado a un hombre,
Al hombre,
Que era yo antes,
Y será difícil,
Encontrar su tumba.




- Demetrio Wilbury Kauffmann de la Soledad -

Celebración. (24/03/11)


El silencio es ensordecedor,
Como cristales rompiéndose,
Y he estado sintiendo,
Como es que su corazón se incendia,
En esta celebración,
Las promesas se vuelven agua,
Ella dice que siempre estará conmigo,
Pero ahora se haya distante.

Esperando por otro trago,
Se despiden las dulces damas,
Que repiten incoherencias,
Acerca de que podría pasar,
No me gusta hablar del futuro,
Pero ella habla suavemente,
Dice que se acerca un fracaso,
Y que de ese fracaso otro peor.

El reloj camina despacio,
Ella no hace nada,
Observa a los caballeros,
Intercambiar halagos y sonrisas,
Ella no puede acercarse,
Se pone ansiosa y desequilibrada,
Le digo cariño tus alas no son lo suficientemente grandes,
Como para alcanzar ese cielo azul.

Entonces ella me toma del brazo,
Dice que quiere dar tumbos,
Por todo lo que dijo,
En expectación de una embriaguez,
Le digo que no se preocupe,
Yo le conozco,
Y que su cielo me gusta mucho más que otros:
Sin estrellas y con suficientes nubes.



- Demetrio Wilbury Kauffmann de la Soledad -

Jolene #59 (27/01/11)


Cuanto es suficiente como para poder reconsiderar?
Para entender que no existen métodos para evitar a la gravedad,
Sin entendimiento de la falsedad de las armas de fuego,
De las balas y la sangre que brota del pecho,
Teniendo cuidado de lo que siempre hace daño,
Teniéndonos el uno al otro cuidando las espaldas.

La cena de anoche resulto una experiencia para repetir,
Hablando acerca de cuán difícil es creer en las coincidencias,
Mientras las almas se vaciaban en un solo recipiente,
Conjuntándose en piruetas extrañas y sin dirección,
Y el cielo se nos cayó encima, pesando toneladas,
Diciendo que se ha acabado nuestro tiempo, por ahora.

Dosis letales de aire limpio han llenado nuestros cuerpos,
Perdidos en la pradera que no lleva a casa,
Fingiendo ser amantes que se ocultan detrás de la puerta,
Oliendo el peligro de ser cercanos por estos días,
Pero nadie nos puede ver sentados bajo el sol,
Esperando por la noche, por el fin de la tristeza.

Intentando detener al planeta, no más vueltas por favor,
Nos hemos roto las piernas y los brazos por tanta fuerza,
A sabiendas de que quizás no volvamos a estar juntos,
Solo queremos que nos dejen en paz para comenzar de nuevo,
Queremos que nos dejen de hablar de pudor,
Así que podríamos ya estar muertos, Jolene y yo.


- Demetrio Wilbury Kauffmann de la Soledad -

Fragmentos I.

La siguiente compilación son una serie de retazos que no se de donde vienen ni para donde van. Algunos no tienen nombre, otros no tienen fecha, unos cuantos pertenecen a las "sesiones" de Catorce de Febrero, Crímenes, Jolene #01 y #26 o Señorita Que Quizás Debería Dormir Un Poco Más. O sease, son outtakes.

Espero alguien les agarre forma porque yo no.

--------------------------------------------------------
Y cuando sientas ganas de llorar,
Toma tus días y tíralos,
Incéndialos,
Han tomado mucho de ti,
No sabes cuánto te necesito,
Con esa tonta sonrisa,
Así que apaga tu corazón,
Por lo menos la siguiente media hora.

Es tiempo para empezar de nuevo,
Y de volverte a caer,
Que quieres que te diga?
También lo he hecho yo,
Y si tienes miedo a volver a herirte,
Solo cubre tus ojos,
Porque el camino es difícil,
Pero podremos caer los dos.

Te he dado mis dedos,
Para que cuentes los días que faltan,
Para poder cerrar la puerta,
Y no dejar entrar a nadie,
Por lo menos la siguiente media hora.


-----------------------------------------------------------------


Querida Jolene,
No sabes cuánto he buscado por tu alma,
He destruido montañas.
He robado los sueños de Dios,
He extinguido la sangre del tirano,
He limpiado lo zapatos de Napoleón,
He terminado hasta el fondo de la botella,
Anhelando algo porque vivir.

Querida Jolene,
Quisieras regresar a mi lado para conocer lo bello de la primavera?
Para descubrir un mundo nuevo,
Para enseñarte las joyas que he hecho para ti,
Para darle importancia a las heridas,
Para darle peso a todo aquello más liviano que el aire,
Para hacerme sentir aquellas cosas que solo tú conoces,
Con esos ojos que asemejan lagos de fuego.

Querida Jolene,
Te necesito cada momento que respiro y tú te alejas de aquí,
He dejado todo mundo material,
He regalado mi escopeta al cervatillo débil,
He mandado obsequios a los sordos que lloran,
He caminado por brasas para que vuelvas,
He querido decirte que me equivoque,
Que he deseado no volver a ver la luz del sol,
Alejado de tus virtudes y tus defectos.


--------------------------------------------------------------


Declaración de Jolene a Jules.

Cierra tus ojos,
Dame tus manos,
Déjame sentir como es que tu pecho late para mí,
Que me aterro,
Me aterra que no sea así.

Cierra la boca,
No digas nada,
No dejes que nadan salga de ti,
Que me aterro,
Me aterra lo que puedas decir.

Yo se que exagero,
Que no te dejo decirlo,
Pero es que me preocupa,
Que robes una cuchara,
Y que por la noche caves una fosa para escaparte de mí,
Y te vayas lejos,
Dejándome morir,
En la cima de la colina,
Que me aterro,
Me aterra que no estés esta noche,
Para sentir como es que tú pecho late,
Impacientemente por verme dormir.

----------------------------------------------------

Copas rotas,
Bares vacios,
Parejas que se pierden en la multitud;
Corazones rotos en júbilo.

Frases quebradas,
Suspiros interrumpidos,
Perennes ganas de dormir;
Sentimentales juergas de fin de semana.

Adiós,
Cariño,
Porque esta amaneciendo;
Y la basura,
Se levanta,
Buscando por un cambio.

Velas apagadas,
Susurros y delicados pies,
Navegando la habitación oscura;
Secretos para ti y para mí.

Adiós,
Cariño,
Porque me caigo lentamente,
Y la pradera se agota,
Me lleva a la distancia,
A querer volver contigo.

--------------------------------------------------------

Navego por las nubes,
Entre ensoñaciones y realidades,
Todo;
Convergiendo en la luna.

Soy un extraño,
Ante todo lo que conocía,
Y muy probablemente,
Siempre lo he sido.

Tal vez he errado,
De dirección,
Deseaba salir de aquí,
Junto a ti.

Floto,
Por el universo oscuro,
Dentro de una nave,
Sin controles.

Sin nada importante,
Que ofrecerte,
Siguiendo hacia la luna,
Lentamente.

---------------------------------------------------

Lo hare,
Una vez más,
Me recostare sobre tu hombro,
Para poder seguir en la tierra,
Lentamente cerrare mis ojos,
Dejare ir toda resistencia,
Veré como es que todo se oscurece,
Y no me atemorizara nada,
Estoy en tus manos,
Para lo que sea,
Y lo hare,
Sin dudarlo,
Sin mirarlas,
Sé que nada pasara,
Porque esos pequeños ojos,
No pueden mentir,
Esos pequeños ojos,
Tuyos.




- Demetrio Wilbury Kauffmann de la Soledad -

Seguidores

Ten la decencia de acreditar lo que de aquí te llevas. Por su atención, gracias. Con la tecnología de Blogger.