3 de agosto de 2011

Ausente.




No oses nombrarme
Cuando tengas los ojos cerrados,
No juzgues mis actos,
Cuando no tengas cabal idea de quién soy;
Escóndete
De mis ojos
Que te devoraran,
Escóndete
De mis manos
Que gritan tu nombre;
Estamos cercanos al cielo,
Lejos de todo resguardo
Y la tormenta aúlla
Que quizás deberíamos correr
Porque
No hay que nos detenga
Que nos injurie
Las vestiduras
Las llamadas y los motivos
Mientras sucumbimos.

He intentado despertarte
Sin embargo aun sueñas
Con tu amante,
Con tu amante,
El tiempo pasa rápido
El agua se derrama
Y no la podrás detener
Detener,
Alabas al falso Dios,
Alabas a una piedra,
Sin vida
Sin vida,
No preguntes por mi rostro
Que no lo quieres reconocer,
No sabrás
Quien es tu señor,
Corre a tu habitación
Y cúbrete bien
Porque el cielo se te cae,
Encima

Encima

Encima.










- Victoria Rivera Deville -

5 comentarios:

Abril G. Karera dijo...

D:
Lloro.
¿Por qué siento que siempre insisto en que pongas música a tus poemas?
Tienen el ritmo. Si algún día lo haces, invítame a cantar esta, yo lo haría con mucho gusto y con todo el sentimiento.
Saludos n.n

Alma Mateos Taborda dijo...

Bello e intenso poema. Con calidad y estilo. ¡Felicitaciones! Un abrazo.

Aloe dijo...

Buen poema vagabundo. Rápidas las palabras los versos breves intensos, así sucede en el pensamiento... Enhorabuena.

Has dejado el blog, genial¡ este modelo de blanco y negro causa un gran efcto con el contraste de las fotografias tan acertadas.

Un saludo.

Aloe.


PD. no puedo entrar en el blog de Yessi, ¿sabes algo?, gracias.

NaTali dijo...

Oye esta muy bueno, me sonó a reclamo a desesperación pero también a certeza.

Quizá deberíamos correr...

Saludos

NaTali dijo...

Oye esta muy bueno, me sonó a reclamo a desesperación pero también a certeza.

Quizá deberíamos correr...

Saludos

Seguidores