Señorita Que Quizás Debería Dormir Un Poco Más. (26/02/11)

by SUZE



A Karen, por todo lo que para mí representa. 

Cariño, porque te quiero tanto y tanto me chocas al mismo tiempo.


Con tus brazos delgados,
Y esa lenta manera de caminar,
Tus ojos brillantes y distantes,
Que observan siempre alrededor,
Y tus pies que tanto odias,
Y tu voz que nunca escuchas,
Quien podría atreverse a acercarse?
Con tus benditas intenciones,
Con tus benditas salvaciones,
Por la calle durmiente,
Buscando un lugar para descansar,
En el que no regle el sol,
En el que haya un espejo para saber,
Como es que luces el día de hoy,
Señorita que tiende a cerrar su corazón,
Qué hay de nuevo por aquí?
Y dices que te has cansado de embriagarte de un falso perdón,
Que seguramente has puesto las manos sobre la hoguera,
Señorita triste,
Que puedes pensar.

Con tus palabras como melodías,
Y tus frases como verdades,
Con tus dientes afilados,
Perdiéndose en el aire,
Y tu ropa nueva,
Que solo cubren el alma,
Cuanto podría ser lo suficiente?
Con tu cielo azul,
De nubes esponjadas,
Con tus modos de convencer,
Que no llevan a ninguna parte,
Con tus cigarrillos caros,
Que nunca terminas,
Porque no intentar evitarlos?
Señorita que siempre quiere tener la razón,
Qué hay de nuevo por aquí?
Y dices que tu sonrisa se ha cansado de seguir el ritmo de la guerra,
Que seguramente se ha perdido hace días,
Señorita triste,
Nada es revelado.

Con tu reino de polvo,
Y nuevas joyas en tu corona,
Con tu línea recta,
Que no se permite curvas,
Y con tus saberes inmemorables,
Que hablan de algo eterno,
Quien podría cuestionarte?
Con tus destellos de infantilidad,
Y tu madurez precoz,
Y tus maneras de evitarte,
Enfrentando a la pared,
Y tus pantalones vaqueros,
Y tú sangre fuerte,
Que será aquello a lo que tanto te resistes?
Señorita que se ahoga en cafeína,
Qué hay de nuevo por aquí?
Y dices que estas cansada de no encontrar la solución,
Que ante todo debería de haber una salida de emergencia,
Señorita triste,
Seguramente la hay.

Con tu famoso carácter,
Fuerte y decidido,
Con tu seguridad de ángel,
Caído desde el cielo al suelo frio,
Con tus malas bromas,
Y esa manera de ponerte de pie,
Quien podría, alguna vez, intentar detenerte?
Con tu deseo de triunfo,
Y el temor al deforme fracaso,
Con tus manos frías,
Y tu divertida ansiedad,
Con tus cadenas de oro,
Y tus pendientes de hueso,
Como habría alguien capaz de herirte?
Señorita que nunca duerme ni se cuestiona,
Qué hay de nuevo por aquí?
Y dices que quizás es mejor irte a casa lentamente,
Que seguramente la puerta estará abierta,
Señorita triste,
Es así.

Con tus recuerdos aun frescos,
Y tú cabello como espiral,
Con tus mapas sin destino,
Con tu destino sin mapa,
Con tus gentiles gestos,
Y tu delicada sensación de persecución,
Quien pensaría que alguna vez has caído?
Con tu canción innecesaria,
Con tu mansa añoranza,
Y tú poder extraño,
Que a lo que señalas se convierte en tuyo,
Y tu rostro inmaculado,
Y tu espíritu tan libre,
Que es lo que podría destruirte?
Señorita que tímidamente baja la mirada,
Que es lo nuevo por aquí?
Y dices que estas cansada de sacrificarte cada vez más,
Que seguramente ya no eres tú,
Señorita triste,
Déjame esperarte aquí.





- Demetrio Wilbury Kauffmann de la Soledad -