Surrealistic Pillow, Parte 5: a) Robot Protoplasmático (Según Jean Rostand) / b) Habitaciones Oscuras / c) Robot Reprise! (28/06/10 - 07/08/10)

by SUZE


a)

Aquella luz oscura, que se preocupa por mi salud,
Se ha pintado indeleble en mi sueño punzante,
Y presente en el, la habitación roja, que emana sangre,
Que me hace sentir débil,
Y tu, amenazante y desafiante; arrojándome migajas,
Y yo con los ojos vendados,
Olfateando tu rostro;
Como un león hambriento.

Dime que es lo que tengo que decir,
Cuanto tiempo debo esperar blandiendo una espada,
Para que uses tu vestido negro;
Y me des el tiro de gracia.


Pena,
Sulfurando complicaciones debajo del agua,
Nadie recuerda;
Como se siente el respiro primordial,
Malas noticias,
Ya no hay nadie para ti;
Querida estas sollozando?
O acaso conspiras en contra de mi torpeza?

Dime que no existen las palabras,
Que he dejado en la tintorería a mi bella sombra,
Que regresa cada madrugada.
Dime que el mundo es fuerte,
Que se sostiene en la cabeza de una tortuga,
Que se balancea con cada rasguño.


Quietud;
Esta noche,
Caminas, detrás de…
Quien puede saberlo?
Y mi sensibilidad de las manos,
Huyendo a Gibraltar,
De regreso a casa;
La casa de los espejos.


Dime que el yugo esta a mi favor,
Que cualquiera tiene tiempos difíciles incendiando la alacena,
Que los días se han vuelto masas inservibles;
Dime que mis dedos no están dentro de mi cabeza,
Que el universo se concentra en tus pestañas,
Que se destilan haciendo vino eficiente.


b)

El cielo arde en pequeños trozos destellantes,
Tan violentos, capaces de expresar emociones delincuentes,
Cariño, toma varios con tus guantes eléctricos,
Y clávalos en tus costillas;
Mientras ríes y bebes whisky en tus habitaciones oscuras.


En el reloj de pared de deslizan las horas,
Maldiciendo a pobres gitanos que vendan sus manos,
Y todo lo que les queda es arena en sus retinas,
Que soplas a cada momento;
Solo para hacer que crean en tus habitaciones oscuras.


Ahora el monarca de los valles decadentes se burla de mi rostro,
Se encuentra convencido de todas las palabras de antier,
Y dice que es siempre deliciosa la dulce abstinencia,
Que se haya repartiendo miradas paranoicamente inquisitorias,
En personas obedientes de tus habitaciones oscuras.


Recuerdas, funestamente, cuando confesaste el peor de tus vicios,
Pero solo querías deshacerte de una parte de tu fiebre,
La cual desde entonces se regodea en porquería interminable;
Y organiza cada uno de tus tropiezos,
Mientras cuenta botellas vacías en tus habitaciones oscuras.


El ruido provocado por el marchitamiento de tus labios,
Es similar al de un ave muriendo, injuriando a sus alas,
Y nunca te ha sorprendido su congruencia,
Así que dices que todo el mundo esta equivocado;
Y por ello nunca sales de tus habitaciones oscuras.


c)

Mientras tanto en alguna parte la autopista de sol, el Robot Reprise! camina cabizbajo pensado en la canción Pastelito de Piña de Klezmerson y las siguientes palabras salieron de su carburador primario a manera de suave mantra:

Dime que no es hambre,
Que es solo una tempestad,
Dime que Joan Jett no me viene a atemorizar,
Con sus cuerdas bandidas; que son veneno de cobra real,
A mitad de un espejismo húmedo,
Que será imposible de recordar,
Y Hollywood resplandeciente,
En arenas del pacifico ventromedial.


Tengo cientos de sueños extraños, cada vez que se desvanece tu piel.

Dime que no tengo un gemelo idéntico,
Que se haya robado hasta mis huellas dactilares,
Dime que los cuervos mienten,
Que se han equivocado de dirección,
Porque son tan protervos como el útero materno
Abandonándonos a cada momento,
Listo para nacer?
Que clase de pregunta es esa!


Tengo sueños con cientos de extraños, cada vez que me desvanezco en tu piel.

Dime que mi mandolina no se la vendí al hijo del senador,
Para que pudiese contar historias de la ciudad,
Dime que aun conservo la calma,
Para que pueda contarte historias acerca de mar;
Y siento que me estoy desviando,
De lo que te tenía que decir.
Oh! PJ lo siento tanto,
Nadie te conoce en este lugar.


Sueño que tengo cientos de extraños, cada vez que se desvanecen en mi piel.

Dime que es escasa la estación de sol,
Que se acaba de terminar el invierno arrasador,
Dime que podre por fin cambiar de abrigo,
Que el calor se perderá en mi latonado abdomen,
Porque las estrellas se están moviendo,
A través de mis ojos inertes,
En miles de milímetros,
Se concentra la vereda, que aun depara mis pies,
Señales divinas inútiles para ti, para mí,
Para el simio que de la rama se cayó.


Extraños cientos de sueños tengo, mi piel se desvanece en ellos cada vez.

Dime que ya no me observas, inquisidora vulgar,
Que se ha terminado tu supresión inofensiva,
Dime que estas creyendo en el valor dispuesto hacia ti,
Que es quizás la única cualidad,
Porque este es el mejor día, la mejor forma,
Más allá de las lastimeras porciones de lluvia que caen,
Para hacer que la interferencia atrofie mi memoria;
Porque aun es temprano para mí.


- Johnny Dylan & the Nashville Motherfolkers -