De Regreso A La Colina En Donde Perdí Mis Bolsillos. (15/04/09)

by SUZE


Mientras trato de definir tu circo,
He perdido mi afán por la libertad,
Pregúntame que hare a la mañana siguiente,
Cuando rememore tu terciopelo azul;
La dulce dama ha muerto;
Y ha terminado su implacable pasividad,
Que siempre sepultaba mi corazón,
Haciendo que después no pudiera dormir,
Esta noche;
Podría ser realmente el final:
De ese sentimiento que me hace dudar cuando no te puedo oler.


Cuando Shakespeare reinvento el amor,
Nunca imagino que pisotearíamos su imaginación,
La ternura ha sido exterminada;
Y solo tú sabes de qué manera fue,
Ahora canta el azulejo,
Las alegorías a nuestro sudor,
Impetuoso en su rama lejana,
Que lo hace trepidar;
Esta noche;
Podría ser realmente el inicio:
De una eterna melodía tan épica como las memorias de un peón.


No trates de evadirme,
Aun recuerdo el furioso ataque de la lluvia,
Cuando te encontrabas perdiendo la cordura,
Bebiendo tú propia sangre como vino,
Y yo pensé “que carajos pasa aquí”
Tomaste todo tu cabello como espiral,
Girando cono si fueses Katrina,
Aniquilando mis cigarrillos,
Esta noche;
Podría ser realmente un error,
Una grave falta en este moralista tiempo con cáncer terminal.


El amanecer esta sonrojado,
Y necesita una explicación,
Para averiguar el motivo de tanta desesperación,
Como un par de lobos hambrientos,
Aprovechando la porquería ajena,
Renombrando a la veda,
Fingiendo un nombre que jamás habíamos escuchado,
Esta noche;
Podría ser realmente una motivación:
Para una gran caravana que nunca terminaría de su larga procesión.


Recuerdo haber grabado cada pedazo de tu piel,
Tal y como tu lo mismo con la mía,
Ahora no es necesario comprar boletos para tu show,
En donde sepultas a la inocencia,
Y me dejas probar mi suerte,
Para tomar una buena decisión,
Para construir un nuevo palacio,
Para destruir al universo, otra vez,
Esta noche;
Podría ser realmente el final;
De la abadía abandonada en donde nunca ha existido el temor.


Cuando nos volvamos caballos errantes,
Con la conciencia del licor,
Miente, mujer, miente,
El fuego ha quemado tus pies,
Pero nunca me hagas prometer,
No me agradan las esperanzas muertas;
Solo ven y comparte un poco de tu calor,
Solo tengo la intención de volverme a ocultar,
Esta noche;
Podría ser realmente el suicidio:
De esa vaga sensación que me hace atarte a mi cuello otra vez.


Ahora las ovejas tienen pesadillas,
Aunque todo parece calma por aquí,
Nadie ha tomado sus pastillas,
Están en esa esquizofrénica muerte cerebral,
Puedes gritar sin miedo,
Como la memoria sin pasado;
La cenestesia esta en su punto mas álgido,
Tal y como las nubes en tu mente;
Esta noche;
Podría ser realmente la oportunidad:
Para estar fuera del universo comulgando con lo que podrá ser.


No entiendo cual es tu confusión,
Acaso te has perdido de mis ultimas palabras?
Ese tierno anhelo de volver a caer,
No te abandona aunque pierdas de nuevo tus piernas,
Siempre encadenada a mis razones,
Yo siempre enterrado en tu sepulcro,
Hemos vendido al demonio nuestras esperanzas,
A ese que vive en nuestro interior,
Esta noche;
Podría ser realmente un buen momento:
Para abrir las alas y caer otra vez en el juego estremecedor.


Cuando los puentes que nos unen se quiebren,
La carne se habrá vuelto un placebo,
Para aquellos que piensen en el frío como final,
Han sido dominados por la tiranía del tiempo,
Dejándose perder pacientemente,
Percibiendo sus últimos detalles,
Sosteniendo sus breves pasiones en el aire,
Con olor a humana humedad;
Esta noche;
Podría ser realmente el crepúsculo:
De una eterna guerra que me hace querer volverte a devorar.


- Mr. Jones -