Y Después. (¿?/02/10)

by SUZE

Nostalgia.
De: Romina Hoffmann.


Nada puede suceder si tú no lo deseas,
Y tampoco estas obligada a quererlo intentar,
Siempre debes dejar que el tiempo pase,
Y que te golpee en la cara para despertar;
Fuertemente,
Encendiéndote,
Para que no sepas que fue lo que paso,
Y después,
Estarás desnuda,
Ante lo que es tu realidad.

Cada vez que intentas simular no haber visto nada,
Sabes que estas sintiendo la intensidad de tu vergüenza,
Y trato de evitar mirar en tus ojos,
Que siempre están vigilando hacia donde voy,
Y murmuran,
Palabras malditas,
Que hacen que de traspiés,
Y después,
Estando a solas,
Acuso recibo de cuan grande es tu poder.

He esperado porque lleguen las nubes rojas,
Que se clavan en mi mente detrás de tu obsesión,
Y dormito en el parque,
En el que tú veneno por primera vez entro en mí,
Embriagado,
Sin razones,
Que aún son un misterio para mí,
Y después,
Al otro día,
Camine dentro de un río de luz.

Tu alma ahora arde en llamas,
Y la única verdad que tenías se reduce a cenizas,
Las cicatrices de nuestra conversación:
Se pierden en el estruendoso crujir de la leña:
Destruidas,
Olvidadas por fin,
En el fondo de un baúl oscuro,
Y después,
La llave,
Se ocultara de tus manos crueles.

La primera vez que vi que abrieron tus botones,
Supuse que alguien moriría en ese instante,
Y aunque piensas que hablo de algo perverso,
Me refiero a la vez que nacieron tus ansias de volar,
Sin alas,
Sin fuerzas,
Con la ilusión de nunca regresar,
Y después,
Estando lejos;
Sabrías lo equivocada que estas.

Cuando mis pies se vuelven hacia las piedras místicas,
No se como seguir tu rastro cuando el cielo esta nublado,
Así que dame un recuerdo de tu aroma,
Para saber que nada podrá ser peor,
Desastroso,
El fin de los días,
El vértigo del anochecer,
Y después,
Sin Mesías,
Tendré que recurrir a mis viejos recortes.

He estado esperando a que me apuntes con un arma,
Para que lo ultimo que vea se tu reflejo,
Y del agua que bulle de mis deseos,
Saldrá toda aquella que es mi verdad,
Dispárame,
En la frente,
Déjame decirte que me equivoque,
Y después,
Estaré contigo,
Ahí en donde todo es suciedad.
 
- Johnny Dylan -