Danzando En El Aire. (17/06/10)

by SUZE



Espero alguien le entienda y me lo explique por favor.

Danzando en el aire,
Vino blanco para beber,
Somos personas que no huyen al ver un incendio,
Personas que solo duermen.

Pedazos de cielo,
Que se incrustan en las plantas de mis pies,
Me sangra la piel;
Se acerca el amanecer.

Catorce días atrás,
Cuando encendimos una hoguera,
Sabía que no había nada entre nosotros;
No había nada entre las cinco y las seis.

Has escuchado a una golondrina,
Decir que desearía ser cercana a ti,
Pero lo único que quiere es evitar sus necesidades,
Para olvidarse del hambre de sus alas.

No puedo comprender,
Las reas de la línea dieciocho,
No hay manera de leerla,
Sin la necesidad de liberar las huestes.

Voces en la calle,
Como caracoles hurtando el rugido del mar,
Se regocijan en los recuerdos de nuestra tarde,
En la que perdimos los murmullos ocultos.

Sitios fuera de control,
En los que me detengo a tomar un respiro,
Desaprovecho mis ocho sentidos,
Recupero el azul del universo.

A veces durante la tarde-noche,
Descubro que solo llueve en mi jardín,
No encuentro la puerta;
Para refugiarme de tus ojos.

Cuando el tiempo se va,
A miles de kilómetros de mí,
Me siento viejo e inútil,
Al punto de pedir piedad.

Danzando en el aire,
Por solo cuatro centavos la hora,
Déjame decirte el nombre de la siguiente pieza:
Folsom Prison Blues.

Me adolecen las sombras,
Que rompen mi ventana con un ladrillo,
Pienso que se llevaran mi almohada,
Pero se la he regalado a un demonio con ambición.

Has visto mis ojos,
Cansados y pantanosos pero con anhelo aceptable,
Debes tener cuidado,
Mienten para no sentirse débiles.

Es temprano en Hawái,
Aun se encuentra yéndose la perezosa luna azul,
Dice estar ansiosa,
De quitarse las uñas postizas de una vez.

Dulces melodías,
Desde Nashville hasta el centro de Liverpool,
Sin escalas,
Porque Nueva Orleans aun no esta lista para mi.

He tropezado,
Con las rejas que me detenían ayer,
Que hacen aquí?
Quizás sirven para alguien más.

Desde la rosa de los vientos,
Envías cartas a todas las direcciones,
Comentas tus sueños;
Llenos de perversas intuiciones.

Palabras rotas,
Que trato de armar en este momento,
Nunca he sido bueno para ello,
Y tú lo sabes mejor que nadie.

En la cima del Everest,
Dices que deberíamos volver,
Hace bastante frío,
Y podrías padecer de lentitud emocional.

Me gustaría decirte que no te necesito,
Pero seria cruel conmigo mismo,
Amante siniestra, embustera sutil,
Dame muerte de una buena vez.

Danzando en el aire,
Con el alma de un cervatillo abandonado,
Dispara tu arma,
Y llévame a tu hogar.

- Johnny Dylan & the Nashville Motherfolkers -